Cada hombre tiene una mujer ideal en su cabeza. Si realizáramos una aleación con todas las mujeres soñadas como ideales por todos los hombres del mundo, el resultado de esa aleación sólo podría tener un nombre: escort o scort (el primer término es el más usado y correcto). Y es que al decir escort o callgirl estamos nombrando a un tipo de mujer que encierra en sí la inmensa mayoría de las virtudes que los hombres de todos los tiempos, de manera mayoritaria, han atribuido a la amante ideal.

La escort es la mujer que destaca al mismo tiempo por su belleza y por su saber estar, la que brilla tanto por su fluida y amena conversación como por su sensualidad, la que, siendo guapa y sexy, combina a la perfección la dulzura con la pasión, la cercanía con la lujuria, la elegancia con el morbo.

El caballero que decide contratar los servicios de una escort intenta contratar algo más que a una mujer que le preste una serie de servicios sexuales. Y es que la escort es más, mucho más, que una prostituta de lujo. No cerrando en caso alguno la puerta al placer sexual (y siendo una auténtica diosa del mismo), la escort ofrece un servicio integral de acompañamiento que va a permitir al caballero que la contrate ser mirado con envidia en cualquier tipo de evento o acontecimiento al que decida acudir acompañado de esa mujer que, además de por su indudable atractivo físico, brillará por su elegancia y por su discreción.

Glamourosa y sensual, la escort es la mujer que siempre tiene la sonrisa a punto para seducir con ella o con una simple mirada al caballero que tenga la suerte de citarse con ella. Cómplice ideal y sabia en los asuntos del deseo, la escort intuye los anhelos más íntimos de los hombres y siempre encuentra el modo de convertirlos en realidad. En algunas ocasiones, esos sueños acaban por hacerse reales en el apartamento de la propia escort, un espacio siempre cuidado, siempre discreto, siempre ambientado de la mejor manera para garantizar no solo la privacidad, sino también el clima propicio de intimidad y cercanía que permite que la llama del deseo prenda de manera irremediable y la hoguera de la pasión se encienda para devorar con su fuego los cuerpos desnudos de los amantes ocasionales. En otras ocasiones, es en un cuarto de hotel, en un apartamento por horas o en el propio domicilio del caballero donde esos sueños lúbricos e incumplidos dejan de serlo para convertirse, gracias a la sabiduría y al saber hacer de la chica de compañía, en circunstancia vivida, en acontecimiento que será recordado una y otra vez y que servirá de afrodisíaco para ese hombre que, sin duda, guardará en su memoria el nombre de esa prostituta de lujo como sinónimo perfecto de la palabra placer.

escort de lujo

Bien sea independiente, bien preste sus servicios a través de una agencia, la escort es siempre la amante implicada y activa que está dispuesta en todo momento a dar un paso adelante para hallar el camino que conduzca a su cliente hacia un paraíso en el que nada, excepto la satisfacción del deseo, importe.

En ese paraíso en que las escorts (independientes o de agencia) sabe crear para su cliente, en ese edén en el que se entremezclan la sensualidad y la lujuria, la dulzura y la pasión, el tiempo parece detenerse a escuchar la sinfonía que acostumbran a emitir los cuerpos que se desean y entregan sin tabúes ni fronteras. En ese edén que la escort sabe crear para su cliente, los sentidos se embriagan de su propio sentir y los caballeros se rinden maravillados y felices ante la evidencia de descubrir cómo la mujer con la que habían soñado siempre, lejos de ser una utopía, existía en realidad. Haber tardado tanto en conocerla le parecerá a ese hombre, irremediablemente, una imperdonable pérdida de tiempo. Obvio queda decir que a estas señoritas de compañía no se les puede denominar «Putas«, un término despectivo y que nada tiene que ver con el glamour que desprenden estas mujeres bellas.

¿Y los encuentros? Estos se pueden dar en los apartamentos privados que disponen las chicas de compañía independientes o en locales que disponen las mujeres que colaboran con agencias. Es la opción más cómoda pero también existe la opción del hotel, el domicilio del cliente, un apartamento por horas o en el coche (sólo si es grande y confortable y se busca situaciones de morbo).

Y como no, las veladas, viajes, cenas románticas … Tenemos que recordar que el sexo es la culminación pero para que la experiencia sea ideal, debe existir una seducción previa para alcanzar la mejor atmósfera posible.

Para conocer a una escort hay diferentes directorios. Los dos más famosos en España son el de Escorts en Barcelona y Escorts en Madrid. En Ibiza puedes encontrar escorts en verano, ya bien sea por Internet o en las discotecas más lujosas. Ya por Europa, nos encontramos el más popular en Francia 6annonce.com, eros.com en Estados Unidos y escorforumit.xxx en Italia, por mencionar unos pocos porque en cada país tienen su directorio favorito.

Recordad que en paises como Francia la prostitución está prohibida y que se penaliza al cliente y se persigue al que se beneficia de ello, por lo que hay que conocer bien las normas del país para no meterse en problemas. En España es alegal y en otros países como Suiza, Alemania y Holanda está legalizado y regulado (todo un ejemplo a seguir).